¡No solo el físico seduce! ¿Eres feo? Convierte tu escasa belleza en el mejor gancho para conquistar mujeres

¡No solo el físico seduce!

¿Eres feo? Convierte tu escasa belleza en el mejor gancho para conquistar mujeres

Dicen “que, aunque la mona se vista de seda, mona se queda” así que esos defecticos con los que Dios nos trajo al mundo difícilmente los podamos ocultar y más dentro del exigente y hasta a veces contradictorio abanico de gustos e interés de las féminas por los hombres.

Para las chicas la belleza es muy relativa, ellas siempre imponen eso de “entre gustos y colores no han escrito los autores” así que un caballero poco agraciado por los dictámenes de la publicidad y la moda puede competir sin complejos por el corazón de algunas de ellas, midiéndose frente a otro que reúna todas las cualidades de galán.

Así que … ¿te consideras feo? ¡No te detengas! Porque la suerte de los feos, los bonitos la desean.

Tu ausencia de belleza puede ser la mejor carta debajo de tu manga al momento de lograr una cita porque muchos estudios señalan que una mujer realmente comprometida con una relación a largo plazo anda detrás de otros atributos más duraderos en el tiempo que los rasgos físicos tan efímeros, mutables y en oportunidades artificiales.

Aunque, no te confíes, todo es posible, pero las estadísticas señalan que la cualidad más demandada por una mujer es la actitud. Por eso, feo, pero con gracia, atrapa, asimismo dicen por allí que feo, pero con amplia billetera también engancha, no obstante, eso lo dejamos para otro post.

El hombre es como el oso, mientras más feo más hermoso

Tu energía y tu entereza podrán más que tu belleza ya que son cualidades que definen tu atractivo y virilidad. Por eso ser bello por fuera no es otra cosa que autoestima, confianza y seguridad.

  • Refuerza tus bondades: No hay mejor ejercicio para la construcción de la belleza interior que sacarle provecho a lo que mejor sabes hacer. Regala lo bueno de ti. Trabaja con mucho ahínco el merecimiento porque cuando te sientes merecedor de todo lo bueno es precisamente eso lo único que le ofreces al entorno.
  • Un hombre que tiene claros sus defectos y virtudes, sabe muy bien administrarlos y controlarlos. Quien realmente sabe quién es, también sabe a dónde va. Si sabes valorarte, sabrás hacerlo con la chica que te interesa y eso te anotará un punto a favor.
  • Por eso en las primeras citas saca a relucir lo mejor de ti sin dejar de ser autentico, no encubras o escondas tus defectos, no se trata tampoco de mentir, de aparentar, es simplemente destacar lo positivo, agradable de ti por encima de lo demás.
  • Hay hombres feos pero muy divertidos. Si ese es tu fuerte pues saca a pasear el día de tu cita el lado cómico, sin excesos.
  • Otros no son simpáticos físicamente, pero son unos caballeros, si ese es tu caso, demuéstraselo a la chica. Todavía hay chicas que les encanta que les abran la puerta del coche, la silla y le sirvan su bebida.
  • Muchos otros no son tan atractivos, pero saben aplicar muy bien el principio del escucha activa, resultando buenos conversadores; una cualidad que muchas mujeres agradecen.

¡Cómo ves tienes mucho más que ofrecer que una cara bonita!

  • Cultiva la inteligencia: Un hombre crítico, analista y bien instruido tendrá mucho que ofrecer durante esos primeros encuentros porque si bien es cierto no exageramos pidiéndote una carrera universitaria, título o el manejo de mucha información, pero un poco de cultura general no te vendría nada mal para poder sostener una buena conversación.
  • Un galán agrada a la vista, pero un caballero con sentido común, capacidad de adaptación y habilidad para la resolución de problemas podrá transmitirle confianza y seguridad a la mujer a quien le haga compañía.
  • Cuida tu apariencia: Una cosa es ser feo, otra galán y una muy opuesta un desaliñado. Se puede ser un hombre feo, pero jamás un despeinado. Descuidar la apariencia es una condición que ninguna mujer perdona, por eso, ante todo siempre prolijo.

Ante una cita, escoge bien tu indumentaria, afeita tu barba, tu cabello, corta tus uñas, pule tus zapatos, cuida tu aliento… ¡luce limpio, huele bien y mantén buenos modales! Si lo haces causarás una buena impresión a pesar de tu fisonomía.

Por último y no menos importante lleva siempre una vida saludable, come sano, ejercítate y aléjate de los vicios porque estas acciones alimentarán tu espíritu, te mantendrán optimista y con buena actitud, sintiéndote tan seguro y pleno que estamos seguros se te olvidará si eres bonito o feo.

Cuéntanos ¿cómo ha sido tu experiencia?

Add Comment