¡Amor y sexo en la vejez, es posible!

¡Amor y sexo en la vejez, es posible!

Existen muchos tabúes y prejuicios sobre el amor en la vejez, limitando este sentir al comportamiento cauteloso, sereno, carente de imaginación, creatividad e iniciativa. Por suerte muchos abuelos despiden estos conceptos retrógrados y se dan la oportunidad de vivirlo y sentirlo como mejor les parezca.

El amor no tiene edad solo van cambiando sus prioridades con el paso de los años. Este sentimiento al contrario de lo que muchos piensan no se apaga con el tiempo, se reinventa, solidifica, se rememora y en algunos casos, se reafirma.

En esta etapa de la vida se define con certeza el amor, después de tantos episodios juntos, tantos altos y bajos, enfermedades, alegrías, despedidas y tristezas se puede decir firmemente quien ha podido vivirlo y quien no.

Es satisfactorio llegar a la vejez y saberse acompañado, apoyado y correspondido.

Ciertamente el amor maduro tiene como desventajas las limitaciones físicas y en oportunidades mentales propias de la misma vejez, pero tiene a la par su condición de reflexivo que le aporta enormemente la distinción de ser tomado como ejemplo para otros.

Una de las ventajas que tienen los ancianos en el amor es el tiempo libre y la soledad, dos condiciones que le permiten vivirlo a plenitud porque ya no hay cuenta por pagar, trabajo que atender, hijos que criar, tráfico con el que lidiar entre otras circunstancias que limitan las oportunidades de intimar.

Otro punto a favor de amar en la vejez es mitigar la soledad con compañía de calidad, teniendo al lado a alguien que escuche tus vivencias y que mantenga vivos tus recuerdos.

Tener pareja siempre es una oportunidad para aprender y desaprender, pero en la vejez, estos elementos se reivindican y adquieren mucho más valor.

¿Se puede tener intimidad en la vejez?

No solo es posible, es necesaria y beneficiosa para la salud emocional de la pareja. Sabemos que las condiciones físicas no posibilitan un amplio rango de opciones en la cama, pero se puede intimar y retomar las caricias, la chispa, el coqueteo y la sensualidad.

En todo caso siempre es positivo visitar a un especialista para que haga un chequeo general de la pareja y evalué sus condiciones para este tipo de trote.

El sexo en la tercera edad tiene muchas más satisfacciones que limitaciones porque a pesar de lo que dice el cuerpo, la mente, el órgano más importante en esta actividad, está libre de miedos, vergüenzas y tabúes.

Mujer sexy en la vejez ¿Es posible?

Absolutamente, porque todo es cuestión de aceptación y actitud. Quien está feliz con su cuerpo lo hará en cualquier etapa de la vida e irá sacándole provecho a los cambios que se presenten.

Una mujer joven tiene un cuerpo firme y una piel lozana, pero es inexperta y está llena de temores.

Una mujer que ha llegado a la vejez sabe que el sexo no es solo cuestión de genitales y que el sentirse sexy es más una condición mental que física. Una mujer atrae por su confianza y seguridad y ese es el mejor guardarropa para sentirse sexy y bien consigo misma.

Por eso vístete linda y elegante para tu pareja, arregla siempre tu cabello, tus peinados, pies y uñas. No dejes de perfumarte y de lucir las joyas y accesorios que tanto te gustan.

¿Lo más importante? Una amplia sonrisa, es la mejor arma de seducción, es infalible.

Si eres un abuelito quien nos lee no dejes de sentirte orgullo y agradecido de haber conservado y disfrutado el amor en tan bonita etapa de la vida.

Si eres un joven y crees que esto es ridículo, te recordamos que a la vejez también llegarás y que tus abuelos jamás han pensado reírse al verte besar a una chica con tanta inexperiencia.

 

 

 

Add Comment